Segundo Congreso Internacional de Comunalidad: Tlahuitoltepec Mixe

Este segundo Congreso de Comunalidad contará con cuatro sedes en el interior del estado, en dichas sedes se concentraran las actividades los días 5 y 6 de marzo. Los días 7,8,9 las actividades se desarrollaran en la Ciudad de Oaxaca.

 

Temas en la asamblea

Wëjen Kajën. Asamblea sobre educación
Parece lógico preguntarnos si la educación es necesaria para las comunidades. En la relación educación-escuela, las respuestas sobre su utilidad pueden ser diversas, variadas, utilitarias o idealistas, de acuerdo a las esperanzas, expectativas o anhelos construidos alrededor de ellas por los padres y madres de familia, los estudiantes o los profesores que han luchado para hacer de la escuela un lugar útil,  de manera que parece ser incuestionable su función. Sin embargo, en un inmenso imaginario de la educación, más allá de la institucionalidad escolar, hay espacio para cuestionar si la educación a la que se accede en las comunidades Ayuujk, como en cualquier otra comunidad del mundo,  tiene como principio ideológico o propuesta pedagógica construir comunidad, y con ello,  retroalimentar el pensamiento comunal de frente a las históricos despojos de la diversidad de pensamientos, de las palabras, de la colectividades.

¿A qué nos referimos con educación?, ¿de qué educación estamos hablando?, ¿construida desde dónde? o ¿construida para qué? son preguntas urgentes de frente a un cada vez más agresivo modelo económico que influye en el tipo de educación que accedemos y en cómo son usados los conocimientos.  Buscamos en esta mesa de diálogo reunir a personas con distintas experiencias educativas y experiencias escolares para repensar lo educativo de frente a una necesidad por afianzar lo común, lo comunitario, la comunidad.

Antecedentes:

La educación en la región Ayuujk ha tenido diversas expresiones, desde la implementación de una educación acorde al contexto, impulsada por maestros de Educación Indígena en nivel básico, hasta propuestas educativas autónomas a nivel superior.

Desde hace treinta años en Tlahuitoltepec se ha venido desarrollando el pensamiento sobre Wëjen kajën, enfatizando la educación en comunidad. Los intentos por recrear el espacio educativo se han concretado en experiencias como la Secundaria Comunal o El Bachillerato Comunitario, como antecedentes importantes para el Estado.  Actualmente la Universidad Comunal Intercultural del Cempoaltépet (UNICEM) Desarrolla sus actividades de manera autónoma, impulsando una metodología de investigación que busca recuperar en el trabajo intelectual, la función de las emociones para lograr una formación de profesionistas que aportan a partir de su Jäwen jotmäy, su preocupación, su inquietud, su sentir, su necesidad.

 

Jotkuujkä’ten- Ët najxwinyet  Asamblea sobre Desarrollo. Tierra- territorio

Desde la cosmovisión Ayuujk, la tierra-territorio como espacio de relación entre seres, trasciende su concepción geográfica para ubicarnos en un espacio-cosmos de convivencia y relacionalidad.   Ët najxwinyet  nombramos el universo, el cosmos, los seres que habitamos estas tierras y que tenemos una multidependencia para vivir en el equilibrio.

Pero estamos enfrentando la imposición el pensamiento desarrollista en el marco de una modernidad depredadora que atentan contra la vida, aceptada “porque no hay de otra”, nos encontramos con formas más sutiles de imposición del capital por encima de las relaciones simbióticas, emotivas, comunales,  a través de la seducción de la economía verde, las Áreas Naturales Protegidas, la Captura de Carbono, los Proyectos Ecoturísticos, así como las más agresivas, la explotación minera y represas.  Hoy la extracción de minerales  para el desarrollo de la industria está por encima de la obtención de alimentos, la minería es de utilidad pública, “preferente sobre cualquier otro uso o aprovechamiento de terreno”. La Ley Minera en México, condena el trabajo campesino y la alimentación a un asunto de menos importancia. A los ojos del pensamiento occidental, la tierra y el territorio son fuentes de recursos naturales que deben ser explotados a beneficio del hombre, sin señalar por supuesto que los beneficios están dirigidos a las empresas y para afianzar un modelo económico de explotación que es cada vez más agresivo.

A esta agresión al territorio, también se suma la agresión a la colectividad, al respeto por las formas de gobierno. Un atentado contra las formas de pensar las problemáticas, las necesidades y las formas de solucionarlas en las comunidades.

¿En qué términos, lenguajes y condiciones es expuesta esta nueva seducción desarrollista?  ¿Cómo enfrenta una autoridad comunitaria las exigencias y bondades del desarrollo ofertado por los programas ambientales, de desarrollo social? ¿Qué posibilidades de reorientación puede darse desde las comunidades? ¿Cómo puede ser fortalecida las autoridades que resguardan bienes comunes entre la diversidad de expectativas que se están generando en la comunidad?

Ante esto, se propone la participación de Autoridades Agrarias, ex autoridades agrarias, así como estudiosos en la materia, activistas de derechos humanos y defensores del medio ambiente que puedan compartir sus experiencias de lucha y resistencia, así como las posibilidades de seguir empujando e insistiendo en un modelo de vida diferente.

Antecedentes:

Proceso de defensa del territorio tiene sus antecedentes inmediatos en los comités de defensa del territorio, iniciados a finales delo años 80’s, por el Comité de Defensa Regional de los Recursos Naturales y Culturales Mixes. Luchas que se emprendieron para la defensa de las tierras que habían sido concesionadas a empresas mineras y papeleras.

Actualmente en la región mixe están documentados en la Secretaría de Economía proyectos extractivos en fase de estudio, minería para el caso de Tepuxtepec y Zacatepec, así como “pequeñas Hidroeléctricas” en los municipios de Cotzocón, Mazatlán, Totontepec y Quetzaltepec.

Recientemente, aunque se trata de esfuerzos incipientes, se viene trabajando la organización comunitaria a través de colectivos de mujeres para la producción de café, como KunaxCafé, de la comunidad de Ocotepec.

 

 

Äw-Ayuujk mete ja pux ëpë pux käpxpë. Asamblea sobre Comunicación.

Las tecnologías de la comunicación e información ha sido una herramienta primordial para la promoción, fortalecimiento, lucha y defensa de la vida en comunidad. En este sentido es importante compartir y reconocer el papel de los medios en manos de las comunidades. Muchas de estas experiencias se han desarrollado en contextos de violencia institucional y poderes locales establecidos, ya sea desde la judicialización de la libertad de expresión, así como en el marco de una violencia y asesinato hacia los comunicadores y periodistas en México.

En un contexto regional adverso, por un lado por los conflictos territoriales y políticos acentuados los últimos años al interior o entre comunidades y  por otro,  por la apertura mínima en la Ley en Telecomunicaciones para reconocer las prácticas comunicacionales realizadas desde las comunidades, es importante preguntarnos ¿Qué formas y medios de comunicación son necesarias para la defensa, promoción, fortalecimiento de los bienes comunes de las comunidades? Entendidos estos bienes como aquellas particularidades que nos definen en un territorio, con una lengua, en la fiesta, en el cargo (ser autoridad) entre otras.

Este espacio busca compartir las diferentes experiencias sobre y de comunicación comunitaria, para ello el espacio está pensado en la participación de los hacedores de la comunicación, acompañantes, activistas y académicos, en donde se pueda delinear o fortalecer otras formas de comunicación, otras formas de pensar la comunicación que permita superar la idea de consumidor de medios y no del hacedor de medios para la comunalidad.

Antecedentes:

Desde los años 80´s  en la región ayuujk se han impulsado el manejo de los medios de comunicación comunitarios, sus expresiones más concretas han sido, por ejemplo, T.V Tamix, ejercicio de televisión realizado en Tamazulapm. La Radiodifusión comunitaria se viene desarrollando en Tlahuitoltepec desde 2001 a través de la Radio Jënpoj, un año después el ejército decomisó el equipo argumentando la falta de licencia.  Después de luchar por el reconocimiento oficial, permiso logrado en 2004, se ha ejercido en la práctica el derecho a operar y administrar su propio medio de comunicación, este fue el antecedente para contribuir en la lucha por el reconocimiento legal constitucional. Hoy las radios comunitarias e indígenas son reconocidas en la actual legislación, sin duda un reto para su plena aplicación.

Recientemente han surgido otras experiencias de comunicación en otras tres comunidades de la región ayuujk  como Guichicovi, Alotepec y Ayutla, aunque de manera intermitente, está la tarea de impulsar procesos para la defensa territorial, fortalecimiento identitario, espacios de socialización y entretenimiento.

Publicado en Ayuujk, Español, Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*